Incluimos en el servicio un funcionamiento continuado 24 horas al día, con un compromiso de respuesta inmediata en caso de caída del sistema atribuible a la propia aplicación. En este apartado se incluyen, entre otros conceptos:

  • El mantenimiento sobre cambios normativos (garantiza que la aplicación estará adaptada a los requerimientos exigidos por la legislación general)
  • El mantenimiento sobre evolución tecnológica (garantiza que la aplicación no pasará a ser obsoleta [o insegura] debido a cambios tecnológicos en relación con los elementos básicos que la soportan: la configuración y el stack de software)
  • El mantenimiento correctivo, que consiste en dar respuesta a las incidencias (errores detectados o pérdidas de funcionalidad), incluso si las mismas son originadas por errores en la introducción de datos, en cuyo caso incluye la información y asesoría para solventar estos errores en el futuro. Las incidencias se catalogarán según su importancia, para ser atendidas según su importancia, en el caso más crítico en menos de 24 horas, y en el más leve en 14 días.
  • El mantenimiento permanente de la información técnica para el acceso y modelo de datos destinados a los servicios del cliente dedicados a la explotación de datos.
  • La integración de recursos de Expediente Dinámico «en caliente». Éstos son un catálogo de instrumentos específicos que se pueden implementar incluso si los procesos están en marcha, y permiten mejorar el flujo y la comunicación con los interesados dentro de los procedimientos en los puntos en los que el personal de administración y dirección detecte que se producen “cuellos de botella”.